dimarts, 1 de novembre de 2011

Día tras día, hora tras hora.

Los eternos días. Está cansada, se le ve en sus ojos. Cansada e aburridíssima. Se ha pasado el día fumando, cigarro tras cigarro, porqué no tiene nada que hacer. ¿su vida? desaparecida entre miles de cristales rotos. ¿y su alma? malgastada como un trapo sucio. Su cabeza está aclaparada y perdida, y junto a ella está la desesperación ya a punto de aterrizar y acabar de romper las cosas. Que mierda  tiene que aguantar...
"otro cigarro"- piensa-