dissabte, 17 de desembre de 2011

Ella no teme, yo tampoco.

El otro día hablando, bueno, pronunciando palabras teñidas de tinta, me dí cuenta de que en realidad, no soy para nada valiente, temo a las más mínimas cosas. Bueno, en realidad nada de cosas "mínimas" si no, cosas un poco más "grandes". Hablamos de la muerte. La muerte no avisa, y la tenemos como sombra, en realidad, ella quiere ser nuestra amiga, y nos persigue, pero seguro que sin mala intención. Pero el único problema es que, tenerla tan cerca, tan pegada a nosotros hace adelantar el final de nuestros días. Pero eso ya son pensamientos que no debería decir, deberían ser secreto. No es bueno pensar en eso, lo sé. Pero me es inevitable, pensar que después de tanto esfuerzo, sufrimiento, aprendizaje, y madurez acumulada, se va a la mierda una rato o se tira por un acantilado, dejándonos sin respiración. Sin aire. 
"Los poetas viven del aire, y los claveles del amor" 

(En la foto sale Rita, una mujer, que me ayuda día tras dia para no temer en cosas que aún faltan por llegar)
"Vive cada momento Daniela, yo sé que vas a llegar lejos,me dice" 
Es hermosa. 

3 comentaris:

Victòria ha dit...

Sin muerte daríamos menos valor a la vida

IR ha dit...

Ella sabe que vas a llegar lejos, pero no es la única, tengo un secreto, yo también lo se.

Pepper ha dit...

Por pensar las mismas cosas que vos, es que un día decidí simplemente evitarlas, dejar de pensarlas y listo. Me asusta un poco bastante el tema, por lo que trato de evitarlo y punto. Además, coincido con el primer comentario: SIN MUERTE DARÍAMOS MENOS VALOR A LA VIDA. Es totalmente cierto :) Así que no te asustes, ni te preocupes, la vida nos da la chance de aprende y disfrutar lo suficiente como para estar listos cuando sea la hora de morir.
Espero que estes bien! Saludos :)